Navegación – Mapa del sitio

60 | septembre 2012
Le métier de chef d'établissement

Leading a school
El oficio de jefe de establecimiento
Bajo la dirección de Ghislaine Matringe
Couverture n° 60
Informaciones sobre esta imagen
ISBN 978-2-85420-595-4

En la mayoría de los países, ya se ha instalado la convicción según la cual la Escuela puede reformarse y progresar desde la base y no desde la cúpula. Entre ellos, muchos han optado por confiar más responsabilidades al nivel local y otorgar una autonomía creciente a los establecimientos escolares. Las funciones y los modos directivos se han convertido en prioridades para los programas gubernamentales de acción educativa. De modo paralelo, asistimos a una proliferación de estudios internacionales y de investigaciones sobre este particular.

Sin embargo, si se destacan del análisis de las prácticas profesionales unos modelos directivos, resulta más difícil entender la realidad diversa y cambiante del oficio de jefe de establecimiento tal y como existe hoy en día.

La Revue internationale d'éducation de Sèvres ha querido, por lo tanto, dar la palabra a unos actores situados en diferentes niveles del sistema educativo —investigadores, profesionales y responsables institucionales— todos ellos expertos reconocidos del tema en países de tradiciones escolares y de culturas distintas.
Sin tabús, identifican y analizan las realidades y los cuestionamientos de una profesión aún en vía de construcción, cotejando el oficio prescrito y el oficio real tal y como se dibuja en los testimonios y en las prácticas.
¿Se trata de un verdadero oficio o de una simple función? ¿Hablamos de uno o de varios oficios? Director, principal, rektor, personal directivo —detrás de la diversidad de los títulos y de la variedad de los contextos, ¿podemos destacar una misma identidad profesional?
En todas partes, la dirección de los establecimientos escolares se impone como una tema complejo, de una real importancia estratégica a la hora de responder a la multiplicación de exigencias nuevas.
Todos los autores subrayan que las transformaciones —en marcha o por venir— no pueden cobrar sentido sino en referencia a un sistema explícito de valores morales y éticos. Sin este último, sería ilusorio encargarles a los solos jefes de establecimiento el éxito de la Escuela, sea cual sea la fuerza de su compromiso y de sus convicciones.
Estudios de casos: Alemania, Chile, Estados Unidos, Francia, Portugal, Eslovenia, Suecia.